La Feria de la Candelaria en Cataluña

El año pasado por estas fechas decidimos pasar el sábado en la Feria de la Candelaria de Molins de Rei:

  • Este municipio, de unos 24.300 habitantes, pertenece a la provincia de Barcelona, en la comarca del Bajo Llobregat.
  • La agricultura es el origen de esta fiesta que se mantiene desde hace más de 150 años y que se ha convertido en una de las tradiciones más populares de nuestro país.

¿Cómo llegar?

Nosotros nos desplazamos en tren. Si estás en Barcelona, desde la estación de Plaza de Cataluña tardas una media hora, y unos 20 minutos desde Sants. Así, te ahorras la odisea de buscar aparcamiento en la zona.

Desde un primer momento, me sorprendió la variedad de puestos. Hileras e hileras de pequeños stands con productos típicos de la zona:

Puesto de productos agrícolas en la Feria de la Candelaria de Molins de Rei, en Cataluña.

Estas verduras y hortalizas de la imagen tienen una pinta exquisita desde luego.
Te puedes encontrar toda clase de plantas, flores y semillas. Y no sólo eso, vimos objetos de coleccionista y puestos de artesanía:

Puestos de artesanía en la Feria de la Candelaria en Molins de Rei, Cataluña.

Y este cartel, cuanto menos curioso:

Puesto de la Feria de la Candelaria en Molins de Rei, Cataluña.

Después de este último paréntesis anecdótico, nos comimos unos crepes de jamón y queso que estaban riquísimos.

En general, me encantan este tipo de ferias y mercadillos de localidades pequeñas porque es una buena forma de conocer las tradiciones de esos lugares, probar su gastronomía y descubrir nuevos rincones con encanto.

Anuncios

Porta Portese, Trastévere, isla Tiberina, Foro Romano y Coliseo

El segundo día en Roma fue bastante intenso. Era domingo, nos levantamos temprano, desayunamos y nos fuimos hasta la estación de autobuses de Términi a comprar la Roma Pass (25 euros). Era la primera vez que utilizaba esta tarjeta. Con ella, puedes entrar gratis en los dos primeros museos o monumentos que elijas. Además, te puedes beneficiar de otros descuentos y da acceso gratuito a toda la red de transportes de la ciudad, tanto metro como autobús. Vale para tres días.

Cogimos el autobús (590) hacia la zona de Trastévere. Nuestro destino: el mercadillo Porta Portese. Es el más grande y popular de Roma. Incluso le han dedicado canciones. Se instala los domingos y abren de 6:00 a 14:00. Aquí puedes encontrar de todo: Ropa nueva y usada, comida, accesorios, discos, objetos de anticuario, juguetes y todo lo que te puedas imaginar. Eso sí, es un mercado muy concurrido y hay que tener cuidado con los carteristas.

Imagen del Porta Portese

Por el Viale Trastévere nos comimos una pizza. Continuamos la caminata hasta el Foro Romano. De camino, pasamos por la isla Tiberina. La verdad es que toda la zona de Trastévere hasta el Foro merece la pena recorrerla andando porque te encuentras estampas tan bonitas como esta vista del río Tíber desde el Ponte Cestio:

Imagen del río Tíber

Anduvimos un ratillo más y llegamos al centro neurálgico de la antigua Roma: el Foro Romano. Visita imprescindible para todo turista. Impacta observar las ruinas e imaginar cómo debía ser la vida en aquella época.
A continuación, foto de rigor en la emblemática loba Capitolina. Si viajas en verano, como fue nuestro caso, es aconsejable que incluyas en la mochila una botella de agua grande, después la puedes ir rellenando en las fuentes que te encuentres por el camino.

Nuestra próxima cita con la historia: el Coliseo, uno de los monumentos más visitados del mundo. Hace poco fue noticia porque se desprendió un fragmento de su fachada. ¿Cómo evitar las largas colas que se forman allí?. Existen dos opciones posibles (al menos que yo conozca):

  • Comprar la entrada en el acceso al Palatino.
  • Con la Roma Pass.

Fue un lugar de sangre y entretenimiento en el que lucharon gladiadores y animales salvajes. Ahora, hay “otros gladiadores” que invitan a los turistas a hacerse una foto
con ellos y luego las cobran al módico precio de 10 euros por cada una.

Gladiadores en el Coliseo


Continuará…

En el próximo post recorreremos las Iglesias de San Pietro in Vincoli (donde se encuentra el Moisés de Miguel Ángel) y Santa María sopra Minerva, el Panteón y la Piazza Navona.